Imaginería Colonial

Los talleres de artesanos durante la Colonia produjeron gran variedad de imaginería religiosa, la mayor parte anónima.

Algunas figuras eran de talla completa, otras de candelero o bastidor. También las había de talla y tela encolada e incluso imágenes articuladas. De perfecta técnica, enseñada por los imagineros españoles llegados con los conquistadores, las de talla completa se esculpían en madera de cedro y eran vaciadas por dentro para alivianarlas.

Las imágenes llamadas de candelero, estaban constituidas por una estructura de madera, con cabeza, manos y pies tallados o modelados en pasta. Había artesanos que reemplazaban el entramado de madera por telas engomadas que luego cincelaban.

Las figuras articuladas eran de talla completa y complicados sistemas que daban movimiento a la cabeza y a los brazos. Se les agregaban ojos de vidrio, pelo natural, uñas, lenguas de cuero, dientes humanos y pestañas. También se les ponían sogas, cilicios y coronas además de ricas vestimentas. Un capítulo aparte eran las tallas chilotas, únicas y diferentes del resto de la imaginería colonial.

Esta expresión de arte religioso fue introducida y enseñada en la isla por artesanos Jesuitas.

Antigüedades Carroza
Antigüedades Carroza
Antigüedades Carroza
Antigüedades Carroza
Antigüedades Carroza
Antigüedades Carroza
Antigüedades Carroza
Antigüedades Carroza
Antigüedades Carroza
Antigüedades Carroza
Antigüedades Carroza
Antigüedades Carroza
Antigüedades Carroza
Antigüedades Carroza